• Diario Digital | Lunes, 25 de Marzo de 2019
  • Actualizado 12:47

SON PALABRAS DE ÁNGEL SERRANO DE UGT

La comarca “se muere” si no hay más implicación y unión

2018 ha sido un año complicado desde el punto de vista sindical y asá lo señala Ángel Serrano, secretario comarcal de la Unión General de Trabajadores (UGT), un sindicato que afronta este 2019 con el optimismo de una organización social que cumplirá nada más y nada menos que 130 años.

angel-serrano-ugt
angel-serrano-ugt
La comarca “se muere” si no hay más implicación y unión

Serrano argumenta que 2018 ha sido un año en el que muchos temas “no han podido resolverse” y destaca entre ellos la ausencia del ferrocarril, “una cuestión que va a peor”, o la reforma laboral, indicando que “esperábamos que con el cambio de Gobierno y la llegada del PSOE se hubiera derogado pero parece que no va a ser así y eso ha sido decepcionante. No ha sido uh año fácil porque pese a las reivindicaciones que hemos hecho, no hemos sacado mucho adelante”.

El secretario comarcal de UGT  también ha llamado la atención en su balance de final de año acerca de la “falta de participación ciudadana” en las protestas que se han venido emprendiendo, insistiendo en la importancia de que la gente salga a la calle a “defender sus derechos”

“La implicación de la gente ha de ser mayor. Nos hace falta más apoyo porque el Campo de Gibraltar es de todos y nadie nos va a regalar nada, hay que luchar”, insiste Serrano, que comenta que “cuenta que la gente participe pero hay que seguir porque 2018 no ha sido un año agradable”.

El sindicalista mira 2019 con optimismo de cara al 130 aniversario de la UGT y señala que “habrá jornadas y tenemos una gran exposición en la que queremos mostrar parte de la historia porque ahí se verá que aún hay mucho que no hemos conseguido y cuestiones que sí que logramos y que hemos perdidos tras la crisis y de las malas políticas aplicadas. Es bueno que esto se vea y que no olvidemos porque, si no, la comarca se nos muere. Hay que decir a los políticos que hay que implicarse más y hay que tener más unión y menos localismos, llevando temas a nuestra Mancomunidad para sacar un traje a medida”.

En este sentido, UGT aboga por una cumbre empresarial de cara a este nuevo año para detectar “por qué en una comarca con tanta riqueza y fortaleza tenemos más de 30.000 parados”.

Serrano espera que por parte de la Mancomunidad se saque adelante esta cumbre de cara a febrero o marzo pues comenta que “a ver si entre todos podemos arreglar las cosas y ver qué reclamamos”.

En este sentido, se ha referido al problema que tiene la zona por la ausencia de ferrocarril y hace hincapié en que “aunque uno esté cansado hay que seguir porque se avanza muy poco y, encima, tenemos mala suerte”, añadiendo que “en la exposición que llevaremos a cabo este año se verá cuando empezamos a demandar el ferrocarril porque es algo que viene de largo y que no hemos conseguido”.

En este sentido, llama a la reflexión ya que sostiene que “igual hay que cambiar el sentido de la reivindicación respecto donde ha de ir el tren, cambiar su sentido, porque lo importante es tener tren”.

En lo que se refiere a los problemas que hay en materia sanitaria, desde UGT entienden que “es importante que nuestros hospitales funcionen mejor, que haya más personal”, por lo que espera que el nuevo Gobierno de la Junta tome medidas al respecto. “Hay que dotar bien la sanidad y pagarla en condiciones porque esto redundará en el paciente”.

“La comarca tiene mucho paro aún y no podemos tener grandes industrias, pymes y grandes empresas y contar con más de 30.000 parados. Se siguen echando miles de horas extraordinarias y eso quita empleo y no debería permitirse”, dice serrano, quien también ha mostrado su preocupación por el brexit ya que “veremos cómo acaba esto porque hay miles de personas buscándose la vida en Gibraltar”

El sindicalista espera que este año que arranca “sea mejor que el 2018 y que muchos problemas se hayan solucionado”

“Al 2019 le pido conseguir lo que no hemos logrado, como acabar con esos salarios que hay de 400 ó 500 euros; y la cantidad de contratos que existen de dos horas porque hay una precariedad tan grande que no puede ser”