Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | lunes, 14 de octubre de 2019
  • Actualizado 05:23

La Asociación Histórico-Cultural “Tarifa 1812” ruega la reconstrucción de la antigua garita de Revellín

En diciembre del 2014 la asociación socio-cultural denunció el derrumbe de la garita y el deterioro de restos fortificados de la Isla, además de “la dejadez de las administraciones”

Propuesta de intervención
Propuesta de intervención
La Asociación Histórico-Cultural “Tarifa 1812” ruega la reconstrucción de la antigua garita de Revellín


La Asociación Histórico-Cultural “Tarifa 1812”, reconocida en 2019 por la Junta de Andalucía con la Bandera de Andalucía a la Acción Cultural en la provincia de Cádiz, en virtud de su defensa del patrimonio histórico y lugares relacionados con el Sitio de Tarifa, “y ante la inacción de las administraciones competentes ha solicitado a la Delegación Territorial de Cultura en Cádiz que se le autorice acometer los trabajos para la reconstrucción de la antigua garita que existía en el vértice de la Batería del Revellín, al noroeste de la fortificación de la isla de las Palomas de Tarifa. Se trata de un notable elemento de arquitectura militar fechable entre 1810-1812, catalogado desde septiembre de 2017 como BIC pero cuya garita de guardia se encuentra semiderruida desde diciembre de 2014.

La Asociación ha elaborado para ello un documento técnico en el que se justifica debidamente, sobre la base de la información documental necesaria y criterios de objetividad y de rigor histórico, la necesidad y oportunidad de intervenir urgentemente en la garita mediante la anastilosis; es decir, en la reconstrucción del elemento a su estado original gracias al ajuste documentado y metódico de las diferentes piezas que componen su arquitectura, al conservarse imágenes de su estado inicial y disponerse, in situ, de su material constructivo original, derruido en el mismo punto donde se levantaba la garita.

La urgencia para acometer esta intervención se fundamenta en la accesibilidad de la Batería desde el exterior, por la parte de la playa en bajamar, y por cuanto se constata cada vez un mayor desplazamiento por la acción antrópica de los materiales constructivos del derrumbe depositados in situ, por lo que existe un riesgo cierto de la sustracción o pérdida de alguno de ellos o bien que sean dañados irreversiblemente e impidan su recolocación en la posición original antes del derrumbe.