Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | lunes, 26 de octubre de 2020
  • Actualizado 22:41

Las almadrabas de Zahara, Tarifa y Conil critican las complicaciones encontradas por el alga asiática

Las almadrabas de la Organización de Productores Pesqueros OPP51 (Zahara de los Atunes, Tarifa y Conil) continúan en la etapa final de la temporada 2020 "con grandes obstáculos, tras enfrentarse a la crisis del coronavirus en las fases de calamento y pesca, además de tener que superar ahora, en la leva, otro gran escollo como es la proliferación desmedida del alga asiática".
almadraba
almadraba
Las almadrabas de Zahara, Tarifa y Conil critican las complicaciones encontradas por el alga asiática

Según ha indicado en una nota, la Rugulopterix okamurae (nombre científico), aún no declarada como especie invasora, está "complicando gravemente" la última fase de la temporada, la denominada leva, donde se recogen y se guardan hasta el próximo año todos los enseres que estos meses han formado las almadrabas en la costa de Cádiz.

En este sentido, han señalado que el alga asiática está provocando "graves deterioros y roturas en las redes y otros materiales" que dan forma a este arte de pesca sostenible y trimilenario con el que se captura el atún rojo salvaje.

Así, han añadido que "las dificultades para realizar la leva están siendo muy graves, sobre todo en la almadraba de Tarifa, que viene enfrentando de manera más acusada este problema desde el pasado año".

Además, han explicado que los efectos de este alga asiática no solo se limitan a lo material, ya que según ha podido observar parte del equipo de buzos de las almadrabas de la OPP51, "su rápida proliferación en las redes, donde se adhiere de manera masiva, forma una especie de pared para los atunes, lo que provoca que muchos de estos peces, al toparse con una gran oscuridad, desvíen su trayectoria que les adentra en la almadraba".

La organización ha recordado que en 2019, el alga asiática ya causó graves daños en las almadrabas de Conil y Tarifa, con la rotura de los artes a final de la temporada. Por ello, la OPP51, a través de fondos europeos, decidió tomar cartas en el asunto e impulsó una investigación en colaboración con el Departamento de Zoología de la Universidad de Sevilla.

Precisamente durante estos días de leva, el equipo de investigación liderado por el científico y catedrático de la Universidad de Sevilla, José Carlos García, ha realizado varias inmersiones junto al personal de las tres almadrabas de la OPP51, comprobando la evolución y comportamiento de esta especie potencialmente invasora.

Asimismo, ha recordado que la OPP51 ya advirtió en marzo de 2019 a la Dirección General de Pesca y Acuicultura de la Junta de Andalucía la necesidad de incluir a las almadrabas gaditanas en la orden de ayudas de mínimas, ya que, "lamentablemente, las almadrabas vienen padeciendo una evidente discriminación, siendo la única modalidad de pesca no incluida en el acceso a las subvenciones pesqueras de la Unión Europea por culpa de una regulación autonómica que las mantiene en el olvido".

Finalmente, la OPP51 ha manifestado que "el que se preveía como un año esperanzador para esta pesquería artesanal, tras lograrse una cuota de pesca anterior al plan de recuperación (1.070 toneladas), ha virado a una campaña llena de dificultades".