• Diario Digital | Lunes, 10 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 09:55

Asociaciones animalista del Campo de Gibraltar se unen para pedir más medidas de bienestar animal en los municipios

IAM/Redacción La capacidad de acogida de gatos en la empresa Zoosanitario, que se dedica a la recogida de animales del Campo de Gibraltar (situada en Los Barrios) ha llegado a su límite y los que allí están no tienen todas las condiciones de bienestar que serian necesarias.

Asociaciones animalista del Campo de Gibraltar se unen para pedir más medidas de bienestar animal en los municipios
Se hace un llamamiento a la conciencia ciudadana, la tenencia responsable debe empezar a ser una realidad y los ayuntamientos deben actuar como parte de la responsabilidad del bienestar animal.En las redes sociales estos días se ha hecho palpable la indignación de animalistas y asociaciones protectoras por la llegada a la empresa zoosanitario, de gatos de urbanizaciones de Los Barrios, los cuales  vivían allí desde hace años, y con su llegada han venido a saturar la gatera y por tanto se temía por su sacrificio, ya que según la Ley vigente es posible después de cumplir la guarda de 10 días.

Los animalistas se quejan de que pocos saben realmente qué ocurre allí, no saben que aquello es una empresa privada sin sacrificio cero y que el dueño solo permite que voluntarias atiendan a los animales, pero humanamente y físicamente es insuficiente para tal cantidad de animales. Sara Algaba, miembro de la Red EQUO Derecho de los Animales, nos cuenta que después de la indignación en redes deben pasar a la acción, y van a exigir que los Ayuntamientos asuman su responsabilidad con respecto a los animales abandonados que habitan en sus territorios, lo que incluye el fomento de políticas sobre “Tenencia Responsable” entre sus ciudadanos y la implementación de medidas destinadas a cumplir estándares de bienestar desde que son recogidos en la vía pública.Por otra parte desde la asociación Animales y Medio Ambiente (AMA), Carlos Pintos, recuerda que desde hace tiempo los animalistas han pedido que las localidades del Campo de Gibraltar creen colonias felinas controladas, implantado el método CES-R (Captura Esterilización y Suelta y Retorno), pero solo Tarifa se ha sensibilizado y ha tomado las riendas de un proyecto responsable destinando recursos, pero en municipios como San Roque y La Línea son asociaciones y particulares los que hacen esta labor, sin respaldo de las autoridades. En los municipios que aún quedan por concienciar se van a empezar a exigir campañas reales. Pintos nos recuerda que aunque Algeciras aprobó en un pleno de diciembre la gestión de las colonias felinas, el cambio de normativa aún no se ha hecho efectiva y están esperando a que el consistorio se tome en serio la necesidad de actuar, y empiece a reunirse con todos los voluntarios.La medida más inmediata será en Los Barrios, pues después del revuelo en las redes sociales, los animalistas y las asociaciones se han reunido con el departamento de sanidad y han fijado una hoja de ruta, que empezará en septiembre con la presentación un borrador al ayuntamiento sobre las colonias felinas.L

os amantes de los animales quieren contar a los vecinos que la gestión de las colonias felinas esta funcionando en muchas localidades, y que los gatos ferales son un vecino más que deberían tener derecho a la convivencia, ademas con el método CES-R se controla la población ya que son esterilizados, y los gatos siguen viviendo en libertad, conviviendo más tranquilos y dóciles, y otro beneficio seria el control de plagas de roedores y cucarachas.Desde SOS perrera Los Barrios, su presidenta Uduvigis González, apunta que este problema no es más que la falta de insensibilidad de los vecinos, que abandonan cuando sus compañeros ya no les divierten, y que luego si los ven en las calles los ignoran como a mobiliario o peor, los acosan para no tenerlos a la vista.

González nos recuerda que el problema es nuestro como sociedad, que vemos a los animales como meros objetos y no como compañeros de vida, ya que todos, como seres vivos, tenemos derechos existir. Y nos recuerda que hay que adoptar y no comprar, y que el abandono nunca debería ser una opción.