Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | sábado, 27 de noviembre de 2021
  • Actualizado 06:17

Carta abierta al exministro Moratinos. Por José Ignacio Landaluce

IAM/JIL Señor exministro:En política, por encima de todo y de todos, debe estar la voluntad de servicio público hacia los conciudadanos de quienes trabajamos por mejorar día a día esta realidad común que a todos nos une, y que se llama España, aunque visto lo visto, y por desgracia, hay ocasiones en las que no se cumple esta máxima.

10092015_121815_395.jpg
Carta abierta al exministro Moratinos. Por José Ignacio Landaluce

IAM/JIL Señor exministro:En política, por encima de todo y de todos, debe estar la voluntad de servicio público hacia los conciudadanos de quienes trabajamos por mejorar día a día esta realidad común que a todos nos une, y que se llama España, aunque visto lo visto, y por desgracia, hay ocasiones en las que no se cumple esta máxima.

Usted, señor Moratinos, que fue durante más seis de años (de abril de 2004 a octubre de 2010) ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación del Reino de España, jamás –repito: jamás- en esos seis largos años, tuvo, digámoslo así, la deferencia, que no es tal, sino obligación, de visitar la comarca del Campo de Gibraltar para conocer de primera mano nuestra realidad, y quizás así, entender un poco mejor la cuestión del peñón.Pero no. Usted, en representación del que ha sido sin duda el más nefasto Gobierno que España ha tenido en democracia, no tuvo reparos para cruzar la verja y hacerse la que se conoce como “foto de la vergüenza”, que representa su entreguismo hacia los dirigentes de un territorio que los españoles continuamos reclamando como propio.Señor Moratinos: su forma de actuar, la de ayer y la de hoy, representan la más absoluta deslealtad hacia el Gobierno de España, hacia los españoles, y hacia los campogibraltareños. Usted ha personificado lo peor de la diplomacia, concediendo a la colonia británica todo lo que quiso y pidió. Y más: sin obtener nada a cambio, y, lo que es más grave, sin querer escucharnos.¿Y viene usted ahora a hablarnos de cooperación aquí, en nuestra casa? ¿De qué cooperación? ¿De la que ni usted como ministro, ni su partido, el PSOE, llevaron a cabo nunca? Señor Moratinos, a los campogibraltareños no puede engañarnos, y en lugar de venir a promocionar su intereses y ayudar al ministro principal de la colonia en su próxima campaña electoral, lo que debería hacer usted es pedir públicamente perdón a los habitantes de la comarca, y por extensión a los españoles, por todo el daño que nos ha hecho al conceder al gobierno Gibraltar todo lo que ha querido.Pero además, ni usted ni su partido han sido capaces de estar al lado de los españoles cuando nuestros derechos e intereses se han visto agredidos. ¿Dónde estaban usted y sus compañeros socialistas cuando se ha impedido faenar a los pescadores de la bahía de Algeciras, privándoles de su pan? ¿Dónde estaban ustedes y sus compañeros socialistas cuando se han llevado a cabo rellenos ilegales, perjudicando nuestras costas? ¿Dónde estaban ustedes cuando las gasolineras flotantes, además de perjudicar a las empresas españolas, han protagonizado episodios contaminantes, actuando como auténticas bombas de relojería?Le voy a decir donde estaban tanto usted como sus compañeros del PSOE: tramando deslealtades hacia España; medrando para que el ejecutivo socialista gibraltareño siga beneficiándose, como ha hecho siempre que los socialistas han tenido responsabilidades de gobierno. Porque para ellos, cooperar es dejarles hacer todo lo que a ellos les viene bien e interesa, y ahí han encontrado en usted y los suyos a los mejores socios posibles.Y, por el contrario, el Gobierno de España actual sí que actúa en beneficio de sus ciudadanos, apoyando a los pescadores, reclamando ante Gibraltar que cesaran sus actuaciones contra ellos y facilitándoles ayudas económicas, mejorando el paso fronterizo para garantizar la seguridad de todos y luchando de manera más efectiva contra los tráficos ilícitos. Es decir, estando al lado de los españoles y defendiendo sus derechos.Y que quede claro que nosotros sí apostamos por la cooperación y la buena vecindad con Gibraltar, pero sin concesiones leoninas que perjudiquen a España. Lamentablemente comprobamos cómo usted está muy lejos de esos postulados.Sólo le deseo que pueda usted ejercer su derecho a expresarse libremente en esa “conferencia” que, pagada con dinero público, va usted a ofrecer para, sin lugar a dudas, seguir beneficiando los intereses de Gibraltar y de su gobierno a costa de los de España.Atentamente.  José Ignacio Landaluce Calleja   Alcalde de Algeciras y diputado nacional

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad