Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | jueves, 20 de enero de 2022
  • Actualizado 02:28

La Diputación de Cádiz suma ya 12 asesores

IAM/Redacción Fernando Silva es uno de los seleccionados. Irene García, la presidenta de la Diputación de Cádiz y secretaria general de los socialistas gaditanos, prosigue con la recolocación en el organismo provincial de cargos y ex cargos municipales del PSOE entre los que destaca el fichaje de Alfonso Moscoso, alcalde de Villaluenga del Rosario, famoso por ser descubierto en 2011 al volante de su coche cuando triplicaba la tasa de alcohol en sangre, por lo que tuvo que ir a juicio y condenado a pagar 700 euros de multa.

24042015_113137_833.jpg
La Diputación de Cádiz suma ya 12 asesores

IAM/Redacción Fernando Silva es uno de los seleccionados. Irene García, la presidenta de la Diputación de Cádiz y secretaria general de los socialistas gaditanos, prosigue con la recolocación en el organismo provincial de cargos y ex cargos municipales del PSOE entre los que destaca el fichaje de Alfonso Moscoso, alcalde de Villaluenga del Rosario, famoso por ser descubierto en 2011 al volante de su coche cuando triplicaba la tasa de alcohol en sangre, por lo que tuvo que ir a juicio y condenado a pagar 700 euros de multa.

«Lo que me ha ocurrido le puede pasar a cualquier ciudadano normal y corriente un viernes a las diez de la noche», alegó Moscoso entonces. Más inusual para cualquier gaditano de la calle es ver en el boletín provincial un decreto firmado por la presidenta de la Diputación anunciando su nombramiento como asesor técnico del Ayuntamiento de los ayuntamientos, lo que garantiza 36.000 euros brutos anuales hasta 2019.

Otro de los agraciados es Fernando Silva López, portavoz del PSOE en la oposición en el Ayuntamiento de Algeciras que, al engrosar la nómina del personal eventual de la Diputación, zanja definitivamente la polémica que generó su candidatura paralela al puesto de director-gerente de la Fundación Campus Tecnológico (donde su hermana ejerce de secretaria del patronato), un cargo de alta dirección -con sueldo de 40.000 euros más incentivos- cuya adjudicación se suspendió tras el revuelo causado por la tardanza de algunos cargos de la Junta a la hora de inhibirse en el proceso.Hay dos dirigentes socialistas gaditanos más recolocados en la Diputación vía decreto de Irene García publicado el lunes en el boletín oficial. Se trata, en concreto, de Pedro Barroso, alcalde de Torre Alháquime, y Miguel Guerra Aguilar, candidato el pasado mes de mayo a la Alcaldía de Trebujena y secretario general del PSOE trebujenero.

La Diputación defiende todas estas contrataciones, que sitúa dentro de la lógica institucional cada vez que hay un cambio de signo político en un gobierno porque son cargos de asesoramiento. «Alfonso Moscoso y Pedro Barroso son los alcaldes del pueblo más pequeño y del antepenúltimo más pequeño de la provincia, y se ha decidido contratarlos por el conocimiento que tienen de la realidad y los problemas que tienen las localidades con menos habitantes, a las que en este mandato se las está queriendo dotar de una voz directa en la Diputación, para lo cual también se ha creado el Consejo de Alcaldías, un foro donde están todos los municipios gaditanos de menos 20.000 habitantes y las 11 entidades locales autónomas», explican desde el organismo.

También justifican la contratación de Silva López. «Va a tener protagonismo para coordinar las acciones políticas y entablar los contactos en los municipios del Campo de Gibraltar, que por su problemática singular también reciben un trato diferenciado por parte de la Junta de Andalucía y del Gobierno de la Nación, que cuentan allí con oficina propia.

El concejal de Algeciras va a ser nuestra persona de referencia», argumentan desde la Diputación, que también garantiza funciones para Miguel Guerra: «Va a encargarse de coordinar todo lo relacionado con la memoria histórica en una oficina dependiente de la vicepresidencia primera».

El organismo provincial niega la mayor: que se pueda criticar la liberación de alcaldes o candidatos colgantes tras las elecciones municipales de mayo incluso habiendo protagonizado algún que otro escándalo político en el pasado.

«En el anterior mandato sí hubo casos con los que se formó revuelo, como el del alcalde de El Puerto [Enrique Moresco] que a los 15 minutos de dimitir ya entró de asesor o el de un parlamentario [en referencia a Rafael Ruiz Canto] que, entre las autonómicas y las municipales, estuvo contratado menos de un mes en los que no se sabe qué cometido puede desarrollar una persona, pero no estamos hablando de situaciones equiparables», sostienen en la Diputación.Irene García aún tiene margen para fichar a más eventuales, ya que, aparte de los cuatro superasesores (jefe de gabinete, de prensa y asesores de las vicepresidencias), se le autorizó contratar a 11 más. Con los nombramientos publicados ayer cubre ya ocho plazas.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad