Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | lunes, 23 de noviembre de 2020
  • Actualizado 20:36

El Festival de Cine Africano pone a la venta las entradas para sus sesiones presenciales en Tarifa

Cinco sesiones temáticas, compuestas por otras tantas mesas redondas y veinticinco títulos, darán forma híbrida a la 17 edición del Festival de Cine Africano de Tarifa Tánger (FCAT), que se celebra entre el 4 y el 13 de diciembre. Todo ello se podrá seguir en sala virtual, en streaming las conversaciones y en Filmin los filmes, pero estas veinticinco obras cinematográficas también tendrán pases presenciales en Tarifa.
fcat
fcat
El Festival de Cine Africano pone a la venta las entradas para sus sesiones presenciales en Tarifa

Los espacios para ello serán el Teatro Alameda y la Iglesia de Santa María, ambos con una reducción de su aforo al 40%, y cuyas entradas salen hoy a la venta.

El FCAT y el Ayuntamiento tarifeño apuestan así por una cultura segura y por el cine proyectado en pantalla grande, garantizando todas las medidas anti-COVID: la desinfección total de los espacios tras cada pase y el ajuste el horario de las sesiones a las medidas vigentes en la comunidad andaluza, así como la distancia de seguridad entre los espectadores.

Entre el 4 y el 8 de diciembre tendrán lugar estos pases presenciales en horario de mañana y de sobremesa que ofrecerán cortos y largometrajes, documentales y animación repartidos en cinco sesiones temáticas que este año acompañan a la sección a competición del FCAT. Las entradas, con un precio de entre 3 y 4 €, ya se pueden adquirir únicamente online a través de la plataforma Entradium.

La película inaugural del FCAT 2020, You will die at 20, el exitoso debut del sudanés Amjad Abu Alala, será la primera en proyectarse el 4 de diciembre a mediodía tras un acto de apertura al que le pondrá música en directo el grupo sevillano-senegalés One Pac & Fellows. Le seguirán los títulos incluídos en las siguientes sesiones temáticas:

A carcajadas: el humor en los cines de África

Es un lugar común, y demasiado generalizado, la afirmación de que apenas existe la comedia en los cines africanos. Es cierto que estas producciones se asocian generalmente a temáticas sociales, tratadas en muchos casos con un tono serio y en las que el drama ocupa un lugar prevalente. Sin embargo, en la producción africana existen también varias comedias y películas con las que reírse a carcajadas.

En este primer bloque temático se proyectarán en Tarifa y emitirán en Filmin diez películas que pasarán por la comedia dramática y la comedia romántica, por el humor poético del director africano de referencia, Djibril Diop Mambéty, de cómo los juegos de palabras y las variaciones en el habla de un idioma pueden ser objeto de risa, al igual que las creencias ciegas e irracionales y la realidad tragicómica que puede esconderse en un género, a priori, tan poco cómico como el documental.

Entre los largometrajes inscritos a esta sesión se podrán ver el filme francés de animación Aya de Yopougon, dirigido por Marguerite Abouet y Clément Oubreri; el  congoleño Macadam Tribu, de Zeka Laplaine; La mezquita, filme marroquí firmado por Daoud Alouad-Syad; además del mediometraje El Franco y el largo Hyènes, del maestro Mambéty. Asimismo, el largo sudanés Hablando de árboles, que participa en la competición de esta 17 edición del FCAT, también forma parte de este ciclo dedicado al humor.

En cuanto a los cortometrajes, participan en esa sección el tunecino Visa (el dictado), de Ibrahim Letaief; el corto de Burkina Faso Está lloviendo en Ouaga, de Fabien Dao;  el tunecino Las sandías del Jeque, de Kaouther Ben Hania;  y el corto senegalés Tabaski, dirigido por Laurence Attali y también en competición en la sección En breve.

No obstante, crean: ser artista en Guinea Ecuatorial

En un país en el que son escasos los autores que consiguen crear y divulgar sus trabajos dentro de sus propias fronteras, en esta sesión se ahondará acerca de cómo, en un país sin libertad de expresión, los artistas encarnan voces de resistencia que nos hablan como emisarios en el exilio.

Los largometrajes que acompañan a esta sección serán el documental El escritor de un país sin librerías, de Marc Serena, en el que a través de Juan Tomás Ávila, exiliado en Barcelona y uno de los principales intelectuales opositores a la dictadura de Teodoro Obiang, conocemos un país que, aún hoy, sufre las consecuencias de dos siglos de dominación colonial. Otro documental, Manoliño Nguema, de Antonio Grunfeld, indaga en un sexagenario artista africano formado en España y que ahora regenta una pequeña guardería en Guinea Ecuatorial.

Visiones anticoloniales: 60 años de independencias africanas

En el simbólico 60 aniversario de la independencia de muchos países africanos llega el momento de revisar la historia reciente del continente y reconocer la importancia del acto de recordar, ya que el pasado reciente de África se encuentra estrechamente vinculado al de Europa.

En estos sesenta años no sólo se han definido los nuevos estados africanos, sino que se han podido revisar hechos, historias y discursos que la colonización impuso sobre todo un continente. Una selección de documentales y un corto de animación serán el hilo conductor para reescribir partes aún poco (re)conocidas de la Historia de África.

El cortometraje Monangambée, de Sarah Maldoror, la narradora por excelencia del movimiento de la negritud, está basado en una novela del escritor angoleño José Luandino Vieiray e interpretado por actores no profesionales en Argelia. Es una película sobre la tortura y la incomprensión entre los colonizados y los colonizadores. A Story from Africa (Una historia desde África), del cineasta afroamericano Billy Woodberry, una de las principales figuras del grupo L.A.Rebellion, da vida al archivo fotográfico de Velloso de Castro, fotógrafo contratado por el ejército portugués para documentar la conquista de la región de Cuatama, en el sur de Angola, en 1907.

El cortometraje de animación Mangi Méli Remains, también evoca la vida de un jefe africano Méli, que perdió mientras resistía la colonización alemana en Tanzania. El cineasta Konradin Kunze evoca la idea de que el proceso de reparación y pacificación de la historia implica también la necesidad de devolver los bienes saqueados. Por último, en el documental Sankara n'est pas mort, Lucie Viver rinde homenaje al dirigente político de Burkina Faso Thomas Sankara, asesinado en 1987, a través de los ojos del poeta burkinés Bikontine.

La próxima vez, los fuegos: El racismo sistémico en los países occidentales

En el año de Black lives matter este foro se detendrá en cómo el racismo no es sólo un concepto, sino una realidad anclada en nuestra historia dominada por el orden occidental, aún presente en prejuicios profundos, en estructuras sociales, en privilegios blancos y en muchas instituciones oficiales.

El FCAT no podía dejar de retomar este hecho de actualidad y ofrecer un espacio para el debate y la reflexión sobre los acontecimientos que aún continúan. Para completarlo se ha programado una selección de películas que toman como punto de partida y referencia histórica el documental de Raoul Peck I Am Not Your Negro (No soy tu negro), que traza la lucha de los negros americanos por los derechos civiles a partir de un texto inédito de James Baldwin. Junto a este documental, se proponen películas contemporáneas de diferentes orígenes geográficos que tienen en común destacar la violencia que la supremacía blanca ejerce en diferentes formas sobre las comunidades negras y las poblaciones desfavorecidas.

En Auto de Resistencia, Natasha Neri y Lula Carvalho denuncian la ausencia de justicia por parte del Estado frente a la violencia policial en las favelas de Río de Janeiro. Les Misérables, de Ladj Ly y obra aclamada en Cannes en 2019, es un testimonio de las tensiones sociales y raciales en los suburbios marginalizados de París, abandonados por el Estado. Idrissade Xapo Ortega, Xavier Artigas, y Paris Stalingrad, de Hind Meddeb y Thim Naccache con, el estilo propio de sus respectivos autores, revelan el tratamiento que los estados modernos -en este caso España y Francia- reservan a los migrantes: la negación trivializada de su humanidad.

La Tercera Raíz: afrocines de América Latina

Tras siglos de abominable comercio transatlántico de esclavos, África forma parte de las Américas en todas sus latitudes. Hoy, más que nunca, el cine latinoamericano está reconociéndose en las historias de las comunidades negras que quedaban fuera de toda representación. Ha nacido el cine afrolatino, que engloba cada vez más películas sobre temáticas afro en el mundo hispanoamericano. Sin embargo, aún un número limitado de estos filmes están realizados por cineastas afrodescendientes, siendo directores predominantemente blancos los que nos hablan de identidades hasta hace poco invisibles.

Las películas de esta sección son la chilena Perro Bomba, de Juan Cáceres, quien actúa como defensor comprometido de la causa de una comunidad negra víctima del racismo en su país: la de los inmigrantes haitianos. Por otro lado, en su documental La Arrancada, el brasileño Matías Aldemar elige la intimidad de una familia para evocar el contexto político de Cuba. Por último, la película de Sofía Quirós Ceniza negra, sitúa al espectador en una ciudad costera del Caribe y en la vida de Selva, una niña de 13 años que queda sola para cuidar a su abuelo, que ya no quiere vivir más.