Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | jueves, 29 de julio de 2021
  • Actualizado 14:10

Nuevas tecnologías permiten descubrir pinturas paleolíticas en una cueva de Tarifa

 Investigadores de la Universidad de Cádiz han descubierto motivos paleolíticos, unas manos aerografiadas en negativo y signos digitados, en una cueva de Tarifa, gracias a nuevas técnicas que han permitido detectar este arte rupestre prácticamente imperceptible para el ojo humano.
Cueva.
Cueva.
Nuevas tecnologías permiten descubrir pinturas paleolíticas en una cueva de Tarifa
Los hallazgos del equipo de investigadores del grupo PAI-HUM 440 y profesorado del área de Prehistoria de la Universidad de Cádiz han sido publicados en la revista "Journal of Archaeological Science: Reports".
Están localizados en la Cueva de Palomas IV (Facinas, Tarifa, Cádiz).
Estas representaciones inéditas, descubiertas por Hugo Mira y Salvador Escalona, habían pasado desapercibidas hasta ahora a pesar de que en este enclave, concretamente en la Cueva de Palomas I, ya se habían identificado caballos y puntos paleolíticos a comienzos del siglo XX.
Pero el pésimo estado de conservación en el que se encontraban, prácticamente imperceptibles para el ojo humano, había hecho que pasaran desapercibidas a los investigadores.
Los investigadores han acudido ahora al uso de programas de tratamiento fotográfico para el realce del pigmento, una técnica que ha permitido distinguir hasta seis representaciones repartidas en dos paneles.
Del repertorio de pictogramas destacan cuatro manos aerografiadas en negativo.
"Su importancia radica en la relativa escasa presencia de estas manos en el marco del arte rupestre prehistórico, pues su presencia solamente se constata en apenas una treintena de cavidades europeas", según el catedrático de Prehistoria José Ramos.
En el sur peninsular tampoco son muy frecuentes. Se han encontrado tan solo en Gorham's Cave (Gibraltar), Cueva de Ardales (Ardales, Málaga) y Cueva de las Estrellas (Castellar de la Frontera, Cádiz).
En total, con esta reciente incorporación de Palomas IV, son únicamente doce las manos aerografiadas conocidas en la provincia de Cádiz. Los autores de la investigación destacan que los últimos estudios demuestran que la realización de este tipo de aerografías en cuevas como Maltravieso o Ardales tuvo lugar de manera temprana hace aproximadamente 65.000 años.

Estas cifras "obligarían además a reconsiderar la autoría de las pinturas, pues dicha antigüedad deja la puerta abierta a una posible factura por parte de grupos neandertales, y no exclusivamente de poblaciones de humanos anatómicamente modernos como se había defendido tradicionalmente", señalan.
Próximas a las manos, figuran un grupo de signos rojizos, fundamentalmente barras de trazo grueso y puntos realizados mediante digitación, que completan el repertorio gráfico paleolítico, junto al caballo y los puntos hallados en la cueva de Palomas I.
Los investigadores creen que la existencia de una continua asociación "manos-barras/puntos-caballos" pueda ser un código.
"Sea como fuere, no cabe duda de que la revisión de yacimientos clásicos, bajo el amparo de las nuevas tecnologías, permitirá seguir comprendiendo mejor la estructura ideológica de los grupos humanos prehistóricos", ha manifestado el catedrático de Prehistoria de la UCA.

La investigación está financiada por el proyecto Análisis de sociedades prehistóricas del Paleolítico Medio al Neolítico Final en las dos orillas del Estrecho de Gibraltar. Relaciones y contactos-HAR2017-8734P- FEDER, el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades-Agencia Estatal de Investigación.