• Diario Digital | Lunes, 10 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 03:59

Lo tuyo es puro teatro. Teatro a corazón abierto. Por: Rafael Arroyo

IAM/RA Si el TEATRO como ente físico vivo se sometiese a una operación quirúrgica, se le aplicase un bisturí para abrirlo, y pudiésemos hurgar en su interior; encontraríamos partes pequeñas tan llenas de vida y tan activas como otros órganos mayores e importantes, pero tan indispensables como éstos últimos para motricidad y desarrollo del ente al completo. Estoy hablando de MICROTEATRO.

Lo tuyo es puro teatro. Teatro a corazón abierto. Por: Rafael Arroyo
IAM/RA Si el TEATRO como ente físico vivo se sometiese a una operación quirúrgica, se le aplicase un bisturí para abrirlo, y pudiésemos hurgar en su interior; encontraríamos partes pequeñas tan llenas de vida y tan activas como otros órganos mayores e importantes, pero tan indispensables como éstos últimos para motricidad y desarrollo del ente al completo. Estoy hablando de MICROTEATRO.

MICROTEATRO que hemos podido disfrutar el viernes pasado (07/04) en  los espacios de Alcultura, con una producción de: “La Tregua”. Representaciones de alto voltaje ante un público  expectante  y entregado que asistió a las representaciones a una distancias de apenas un metro.Es éste un tipo de teatro que podríamos denominar a corazón abierto, tan supuestamente fácil y tan difícil de representar por sus muchos inconvenientes: contraponer el teatro de texto por el teatro breve y de humor, proximidad con el espectador, escasez de decorados, obligado acomodo a un espacio no teatral, puesta en escena minimalista, iluminación, la que disponga el espacio donde se representa; estos inconvenientes y otros muchos para poder representar, se convierte en toda una aventura y un ejercicio de profesionalidad importantísimo y obligado, no solo para llegar a esa difícil comunión con el espectador, sino para ir creciendo como actor o actriz.También con esas piezas pequeñas, originales y divertidas, se educa a ver teatro y se crea el hábito de asistir a representaciones. Si para aprender a leer empezamos con sílabas y memorización del abecedario, el microteatro cumple la función de inocular en pequeñas dosis, a modo de sílabas y abecedario, el germen adictivo para aprender a ver y entender el teatro.No es la primera vez que se puede ver microteatro en Alcultura; me siento orgulloso de ser uno de los pioneros en estrenar en los contenedores rojos, junto con otros compañeros y de la mano de un director incipiente: Manu Araujo. Este verano también hemos podido ver microteatro y teatro en ese mismo espacio cultural de la mano de Escenopan; por tanto,  independientemente de la falta de medios, es importantísimo que asociaciones, actores y actrices, se involucren en este tipo de representaciones teatrales y en otras mayores, a fin de poder vivir el teatro a corazón a abierto.