Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | Martes, 18 de Junio de 2019
  • Actualizado 01:01

Migres coordina una campaña de protección de la playa de los Lances

TCAM-TARIFA/AGENCIAS. Está enmarcada dentro del programa 'Playas, Voluntariado y Custodia del territorio', puesto en marcha por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Fundación Biodiversidad y que pretende implicar a 5.000 ciudadanos en la protección integral de la calidad de las playas.

Migres coordina una campaña de protección de la playa de los Lances
TCAM-TARIFA/Europa PressEl Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Fundación Biodiversidad, ha puesto en marcha el programa 'Playas, Voluntariado y Custodia del territorio', que pretende implicar a 5.000 ciudadanos en la protección integral de la calidad de las playas a través de 35 acciones relacionadas con su mejora y conservación en todas las Comunidades Autónomas del litoral español. En Andalucía, la Fundación Migres, que preside a su vez Ínsulas, la Red Andaluza de Custodia y Gestión del Territorio, está coordinando las actuaciones que se llevan a cabo en el Paraje Natural Playa de los Lances, en Tarifa (Cádiz).El Paraje de los Lances es una zona de gran valor medioambiental donde se alimentan y descansan más de 200 especies de aves durante sus viajes migratorios, según ha informado en una nota la Fundación Migres. Se estima que, aproximadamente, treinta millones de aves, cruzan el Estrecho de Gibraltar durante sus migraciones de otoño desde los países de Europa hacia sus cuarteles de invierno en África, y primavera, cuando regresan a sus zonas de cría en Europa."Sin lugares como el Paraje Natural Playa de los Lances y su laguna litoral, a muchas de estas aves les sería imposible alcanzar sus destinos finales a cientos o miles de kilómetros de distancia", ha advertido. Especies como el correlimos común, por ejemplo, crían en lugares tan lejanos como la estepa siberiana y cruzan el ecuador para pasar el invierno en el hemisferio Sur.Además, en los días de vientos desfavorables se concentran, en elevado número, una gran variedad de aves migratorias como águilas, halcones y milanos, a la espera de que mejoren las condiciones para cruzar el Estrecho hacia el continente africano.La Playa de los Lances destaca por su extensión y belleza, según la Fundación Migres, que resalta que se encuentra enmarcada en la zona más al sur del continente, contemplando, por un lado, el Estrecho de Gibraltar y la costa africana y, por el otro, la Sierra de los Montes de Tarifa.Este paisaje queda enriquecido por el aporte de los ríos de la Jara y de la Vega que, junto con el arroyo Salado, crean un espacio de "gran riqueza natural" en el que aves como los correlimos y chorlitejos encuentran un entorno favorable para reproducirse. IIgualmente, numerosas especies encuentran en el Paraje el lugar ideal para su invernada. Asimismo, este lugar es zona de cría de otras muchas especies de aves, entre la que destaca el chorlitejo patinegro, catalogada como en peligro de extinción en Andalucía.'YO CUIDO LOS LANCES'Por otro lado, señala que su cercanía a la localidad de Tarifa y las condiciones tan especiales que reúne hace que proliferen en este lugar actividades perjudiciales para las aves como el kitesurf, paseos a caballo o perros sueltos, que son "incompatibles con la sostenibilidad del Paraje"."Gran parte de este problema se debe a la desinformación general de los usuarios y a la falta de medios del que disponen las administraciones competentes para evitar este tipo de actividades, prohibidas en el Paraje", informa.Para paliar esta grave situación, la Fundación Migres, bajo el lema 'Yo cuido los Lances' está realizando desde el mes de agosto, y hasta el próximo día 7 de noviembre, distintas actuaciones enmarcadas en el programa 'Playas, Voluntariado y Custodia del Territorio'.La Fundación está realizando censos de la avifauna, lo que permite conocer el estado real de las poblaciones de aves que pueblan el Paraje y contribuir a la mejor gestión de estos hábitats y a la conservación de estas especies. Y, por otra parte, los técnicos de la Fundación, con la colaboración de decenas de voluntarios, están llevando a cabo jornadas semanales de información y sensibilización en las que dan a conocer a los usuarios las actividades permitidas y no permitidas en el Paraje Natural Playa de los Lances.Para esta actuación de sensibilización ambiental, la Fundación Migres ha diseñado un folleto informativo y una camiseta que, con el lema 'Yo cuido los Lances', identifica los voluntarios. "Actividades como el kitesurf, los baños, los paseos a caballo o permitir a los perros ir sin correa, no están permitidas en el interior de la laguna en ninguna época del año, pues provocan la huida de las aves, e incluso su muerte, al impedirse su descanso y alimentación", recuerda.En este sentido, añade que su práctica en el Paraje se encuentra tipificada en la Ley de Inventarios Naturales de Andalucía y puede acarrear sanciones de hasta 300.000 euros. Por el contrario, todas y cada una de las actividades citadas tiene una zona reservada fuera del Paraje y se pueden practicar en ellas ininterrumpidamente y con la mayor seguridad.El proyecto 'Playas, Voluntariado y Custodia del territorio' se desarrolla en colaboración con 30 entidades de custodia del territorio en todas las comunidades autónomas situadas en el litoral, y comprende actividades relacionadas con la retirada de residuos y limpieza de playas, conservación y restauración de la vegetación para la estabilización de sistemas dunares, mejora del paisaje de playas urbanas, recuperación de zonas deterioradas, control de especies exóticas invasoras, mejora del hábitat de la fauna autóctona, restauración de elementos vinculados a usos tradicionales sostenibles, y actividades de formación, comunicación y sensibilización ambiental sobre el litoral.Con esta iniciativa se pone en valor la importancia de la costa en España, que cuenta con una longitud de casi 8.000 kilómetros y una importante variedad de playas y sistemas dunares que es necesario preservar. Estos ecosistemas, además, se presentan como un espacio idóneo para el desarrollo de actividades económicas generadoras de riqueza y empleo que, adecuadamente ordenadas, pueden contribuir a su conservación.