Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | viernes, 05 de marzo de 2021
  • Actualizado 17:18

"Los alumnos tienen que venir con mantas a clase. Esto no es humano"

Las condiciones en las que se vienen impartiendo las clases desde la vuelta de las vacaciones de Navidad son cada vez más rigurosas. La necesidad de airear las aulas abriendo ventanas y puertas como exigencia sanitaria frente al Covid se une a las bajas temperaturas y los pocos medios de calefacción de los centros educativos.
aula en castellar
aula en castellar
"Los alumnos tienen que venir con mantas a clase. Esto no es humano"

El sindicato CGT ha denunciado ante la Inspección de Trabajo la situación de varios centros para "que clausuren las instalaciones que no cumplan con la ley de prevención de riesgos laborales", que establece una horquilla de temperaturas de entre 17 y 27 grados.

Sin embargo, el responsable de Enseñanza del sindicato, Rafael Fenoy, explica que en el Campo de Gibraltar, las clases se están desarrollando con temperaturas de entre 10 y 12 grados. En algunos casos, como en colegios más rurales o de zonas como Jimena o Castellar, las condiciones son aún peores.

"Es inhumano. Los alumnos tienen que ir a clase con ropa de abrigo, chaquetones y hasta mantas", explica Fenoy, para quien "en estas condiciones, se hace muy difícil desempeñar el trabajo docente pero también desarrollar el proceso de aprendizaje".

"Desde el 11 de enero estamos recibiendo fotos de compañeros en las aulas con termómetros con las temperaturas muy bajas, y los alumnos con mantas y chaquetones", afirma.

alumnos con mantas

El sindicato lleva más de diez años interponiendo denuncias por la situación climáticas en las aulas de la comarca, algunas de ellas incluso con resolución favorable de la Inpsección instando a la Junta a que actúe y climatice. Ahora, las exigencias de ventilación del Covid y la ola de frío han acentuado aún más este problema hasta provocar situaciones preocupantes.

Termómetros a tres grados

El responsable de Educación de CCOO, Sebastián Alcón, considera que la situación "es muy grave. Estamos hablando de centros que nos han mandado fotos con termómetros a tres grados".

"Por el protocolo Covid, las ventanas y las puertas de las aulas tienen que estar abiertas, diga lo que diga el consejero, que ni siquiera se ha leído su propia normativa", afirma Alcón, que lamenta que el Parlamento Andaluz aprobara una ley de sostenimiento climático en las aulas que "no se cumple".

"La única solución ante este caso concreto es lo que piden los alcaldes de La Línea o Los Barrios, que son diez o quince días sin clases. La Junta tiene que arreglar este problema", sentencia.

Una ola de frío "brutal"

Desde el sindicato Ustea, David Vargas, afirma que la situación es "surrealista. Tenemos que cumplir los protocolos con esta ola de frío tan brutal. Imagínate lo que supone estar seis horas sentados allí"

Vargas incide en la imagen repetida de alumnos van con mantas, chaquetones y capuchas. "A veces, sólo se les ve los ojos. Está pasando un frío tremendo. Además, los centros están abiertos todas las puertas, lo que provoca una gran corriente de frío. La Junta sigue ignorando todas estas situaciones".

Huelga

El sindicato CGT ha convocado una huelga educativa en el Campo de Gibraltar para hacer frente a esta situación. La copnvocatoria legal, abierta hasta el 30 de junio, trata de "abrir un paraguas legal que permita a cualquier centro educativo o docente poder tomar una decisión de que acuda la gente y que legalmente no pueda pasar nada".

El sindicato considera que para el segundo trimestre del presente curs "no se está garantizando el principio de preservar la salud física y emocional de todos los agentes que intervienen en el sistema educativo".

La incorporación en el segundo trimestre  del alumnado del Campo de Gibraltar a los centros educativos "supone un riesgo elevadísimo de contagio ante la falta de recursos e inversión para cumplir las medidas de control, ya que no se garantiza la distancia de seguridad de 1,5 metros que recomiendan las autoridades sanitarias ni se limita el aforo máximo que permita mantener esa distancia de seguridad"

Además, consideran que se obvia la exposición de riesgo que supone el contacto estrecho con casos sospechosos de infección por el Covid-19 en espacios cerrados a una distancia menor de dos metros durante más de 15 minutos. Se elude la normativa general, como la que impide reuniones de más de 10 personas, y se llenan las aulas con ratios muy elevadas.