Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | domingo, 20 de octubre de 2019
  • Actualizado 11:13

Socorristas atienden a un bañista en apuros

El simulacro en la Playa Chica funciona con total normalidad bajo la atenta mirada de los usuarios

bañista en apuros durante el simulacro
bañista en apuros durante el simulacro
Socorristas atienden a un bañista en apuros

 

Socorristas en la Playa Chica de Tarifa, este miércoles

Un bañista parece encontrarse en apuros para salir por sus propios medios del agua. Es avistado desde la torre que da la señal inicial de que algo anormal sucede. A partir de ahí se desencadena un dispositivo que lucha contra el tiempo. En 23 minutos y 30 segundos, el accidentado, estabilizado, llega al centro sanitario de referencia. Es la situación vivida esta mañana por bañistas de la playa Chica. El dispositivo de socorrismo en playas desplegaba ante la atenta mirada de los usuarios un simulacro de rescate.
El socorrista acuático tiene que manejar tiempo y seguridad para que el rescate comience bien desde el principio. Los primeros 10 minutos son vitales para evitar la magnitud de daños posteriores. Sobre la arena, una primera maniobra de Reanimación Cardiopulmonar es vital dada la situación recreada hoy. Francisco Gálvez de “SOCOSERVIS”, servicio que asume el salvamento en las playas locales explicaba que se trata de un ensayo en el que no obstante todos los esfuerzos son reales. Desde el propio contexto de la playa Chica, lleno de bañistas en torno a las doce y media de la mañana, hasta el despliegue del operativo en la zona.

Es además un medidor de los tiempos de reacción y coordinación. De aquí se sacan conclusiones para mejorar la preparación ante alarmas reales. Apertura de vías, Reanimación Cardiopulmonar avanzada, inmovilización y traslado se adoptan de forma gradual con un protocolo medido.

La coordinación del dispositivo con los efectivos de seguridad de la Policía Local y Guardia Civil y Centro de Salud es también determinante en estos casos. Garantiza entre otros aspectos la rapidez en la evacuación de la zona con especial tránsito de personas y vehículos, y la alerta de los sanitarios.
Con la evacuación termina sólo parte del ejercicio. Ahora hay que contrastar tiempos empleados y coordinación efectiva de los intervinientes. Finalmente el accidentado ha tardado un total de 23 minutos y 30 segundos en llegar al Centro de Salud ya estabilizado, una referencia óptima para este tipo de intervenciones.

Poner a prueba los tiempos de reacción del dispositivo es uno de los objetivos. Pero también se busca visibilizar estos ejercicios para que los bañistas entiendan que el mejor salvavidas es la prevención.
La seguridad del bañista es una responsabilidad compartida. Las advertencias e indicaciones de los socorristas no son gratuitas. El alcalde de Tarifa, Francisco Ruiz y la Teniente de Alcalde, Noelia Moya seguían hoy de cerca el desarrollo del ejercicio. Es además una evaluación del plan de seguridad y salvamento en la playa Chica, continuamente auditada en el marco de la certificación Q de calidad.