Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | Martes, 23 de Abril de 2019
  • Actualizado 14:02

LO DENUNCIA "TARIFA 1812"

Venden por internet piezas arqueológicas encontradas en una obra en Tarifa

La Asociación “Tarifa 1812” ha mostrado su pesar por la “falta de control arqueológico en las obras de las distintas promociones de viviendas que actualmente se siguen desarrollando en las zonas del Retiro y del Olivar, donde, según la historia, “acamparon las fuerzas del general Leval en diciembre de 1811 en su intento por tomar la plaza de Tarifa durante la Guerra de la Independencia”.

Anuncio-balas-de-cañon
Anuncio-balas-de-cañon
Venden por internet piezas arqueológicas encontradas en una obra en Tarifa

El colectivo recuerda que en noviembre de 2017 la Delegación Territorial de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía dio traslado al Ayuntamiento de Tarifa de la necesidad de establecer cautelas arqueológicas “ante cualquier actuación que supusiera remociones del terreno, en todo el ámbito delimitado en el plano que la propia Asociación le había remitido con la ubicación aproximada de las trincheras y baterías de Sitio que las tropas francesas realizaron durante las navidades de 1811 en las zonas del Retiro y del Olivar”.

Insisten en que las obras de urbanización previstas en esa zona de Tarifa “afectaban a la denominada como batería nº 1 o de enfilada, con lo que la resolución de la Delegación Territorial de Cultura parecía llegar justo a tiempo para que por parte del Ayuntamiento se exigieran las debidas cautelas arqueológicas a la empresa que entonces llevaba a cabo los trabajos de urbanización y apertura de un nuevo vial. Lamentablemente, para cuando la empresa de arqueología ARQUEOTECTURA S. L. contratada por la promotora S.L. llegó a la parcela ya estaban los movimientos de tierra realizados. Allí no se veía nada, salvo una huella en un perfil que el propio arqueólogo ignoraba si podría vincularse con los acondicionamientos del terreno para las operaciones del Sitio de Tarifa en el siglo XIX”.

Tras un año, “Tarifa 1812” asegura que el problema vuelve a producirse y lamenta que “la falta de control arqueológico en las obras de las distintas promociones de viviendas que actualmente se siguen desarrollando en la misma unidad de actuación, hasta el punto que desde el mes de noviembre de 2018 varios trabajadores de dichas obras han ofrecido vender al menos diez balas de cañón de hierro a un precio de 30 euros halladas durante los trabajos de excavación”

La asociación insiste en que hasta la fecha “ninguna de las balas de cañón u otros restos que hayan podido aparecer en las excavaciones han sido depositadas o entregadas en dependencias municipales”