Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | martes, 26 de mayo de 2020
  • Actualizado 13:53

  EL AYUNTAMIENTO DEFIENDE QUE SE USARÁ SI EL BOMBEO A LA DEPURADORA NO ES SUFICIENTE

Tarifa trabaja en un nuevo proyecto para vertidos “puntuales” de aguas fecales

El Ayuntamiento de Tarifa y la Junta de Andalucía trabajan en un proyecto para construir un nuevo emisario submarino en la costa del casco urbano para liberar las aguas tratadas de la depuradora y, en casos puntuales en los que falle el bombeo, aguas fecales diluidas.

aliviadero-aguas-pluviales-Lances
aliviadero-aguas-pluviales-Lances
Tarifa trabaja en un nuevo proyecto para vertidos “puntuales” de aguas fecales

 

·     

El alcalde tarifeño, Francisco Ruiz, explica que el proyecto se encuentra aún en un estado muy primigenio. Siquiera está decidida la ubicación exacta o la longitud del tendido que, según el alcalde, nunca será inferior a un kilómetro. Este emisario, agrega Ruiz, sustituirá al actual y tendrá dos funciones. Principalmente servirá para conducir hasta el mar las aguas que hayan sido tratadas previamente en la depuradora, como hace el actual tubo. Y en momentos puntuales en los que falle la estación de bombeo de Los Lances (que envía monte arriba las aguas residuales para ser tratadas en la depuradora) se conducirán hacia el mar las aguas residuales “diluidas en proporción a un tercio”.

“Se dan momentos puntuales en los que los motores de la estación de bombeo no son suficientes. Principalmente en los temporales. Cuando eso ocurre, actualmente estas aguas se conducen hacia el aliviadero de pluviales de la playa de Los Lances. Con este proyecto buscamos conducir esas aguas para no verterlas en la arena, sino en el mar, en momentos muy puntuales y con supervisión de la Junta de Andalucía”, justifica Francisco Ruiz.

El alcalde apostilla que en el aliviadero de Los Lances ya se han tapado todos los enganches ilegales de aguas residuales salvo la conexión de emergencia de la estación de bombeo. Por eso, apunta, se han producido recientes episodios de vertido. “Con este emisario queremos corregir esa situación. Será para momentos muy puntuales. El resto del tiempo, saldrá por ahí el agua ya tratada”, apostilla Ruiz.

El grupo ecologista Agaden ya ha presentado alegaciones contra esta iniciativa por entender que deben existir alternativas técnicas a la expulsión de agua sin tratar en el mar. Los conservacionistas consideran que la solución elegida es una “chapuza técnica” que evidencia que la estación de bombeo tiene un mal diseño “y como alternativa se nos da este conjunto de despropósitos de esconder las fecales y sacarlas al mar”. Los ecologistas piden que se estudien otras opciones.