Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | miércoles, 26 de enero de 2022
  • Actualizado 13:15

La Armada de EEUU obvia a España y prefiere a Marruecos como escolta para el Estrecho

En un nuevo gesto de Washington hacia Rabat, la agrupación marítima de combate norteamericana Harry S. Truman atravesó el Estrecho acompañado de una fragata del reino alauí
portaviones
portaviones
La Armada de EEUU obvia a España y prefiere a Marruecos como escolta para el Estrecho

Es un nuevo guiño de Estados Unidos hacia Marruecos, toda vez que el reino alauí mueve fichas en el tablero regional. La agrupación marítima de combate norteamericana Harry S. Truman cruzó el Estrecho de Gibraltar para acceder al mar Mediterráneo en un despliegue rutinario. El tránsito lo hizo con una fragata marroquí como escolta… y en ausencia de cualquier buque de la Armada Española. Tras este episodio, las autoridades estadounidenses destacan la estrecha colaboración con su "socio" marroquí y destaca su "objetivo compartido" de "fomentar las condiciones de seguridad en la región".

La agrupación marítima de combate lo componen el portaaviones USS Harry S. Truman y un "grupo de ataque" que le brinda labores de escolta durante el despliegue. Los buques partieron desde Norfolk, Virginia y Mayport el 1 de diciembre y se encontraron en aguas del Atlántico. Tras cruzar el océano, llegaron al Estrecho de Gibraltar este martes, 14 de diciembre, para ingresar en el Mediterráneo en cumplimiento con sus misiones de seguridad y presencia, al considerar la región un área prioritaria para sus intereses y los de sus aliados.

El cruce del Estrecho es una operación de relevancia militar, teniendo en cuenta la envergadura de la agrupación estadounidense y del denso tráfico marítimo que se registra en el paso; pero aún tiene una mayor carga simbólica por suponer el punto de acceso natural a un Mediterráneo convulso, marcado por las tiranteces recientes entre Marruecos y Argelia, Marruecos y España, o las inestabilidades que se viven en Libia, entre otros.


La presencia de la agrupación estadounidense se enmarca en la llamada 'diplomacia militar', que sirve de aproximación respecto a otras naciones aliadas y de disuasión hacia los potenciales enemigos. El primer gesto de cercanía fue hacia Marruecos: la fragata Allal Ben Abdallah (F615) fue la elegida para escoltar a los buques norteamericanos en su tránsito por el Estrecho.

"Fue una gran experiencia para nuestro equipo navegar junto a la Marina Real de Marruecos", valora el contralmirante Curt Renshaw, comandante del grupo, en la nota difundida por la Armada estadounidense. "Compartimos con nuestros socios marroquíes el objetivo de fomentar las condiciones para la seguridad y estabilidad marítimas en la región y disuadir o contrarrestar a quienes amenazan la seguridad en cualquier parte del mundo".


Los movimientos de Marruecos
El movimiento tiene lugar en un contexto en que Marruecos redobla el pulso por convertirse en principal potencia de la región. Su programa quinquenal de renovación armamentística y capacidades de defensa está valorado en 20.000 millones de dólares e incluye la incorporación de helicópteros, cazas y carros de combate. Un impulso con el que pretende, por lo menos, igualar las capacidades de Argelia, su principal competidor en el norte de África y con el que ha mantenido recientes tensiones en las que se llegó a respirar un clima prebélico.

Pero también se han registrado graves tiranteces con España. Especialmente tras la entrada de miles de inmigrantes a Ceuta por vías irregulares ante la laxitud de las autoridades marroquíes, después del ingreso hospitalario de Brahim Ghali en un hospital de Logroño. La prioridad de Rabat se centra en que la comunidad internacional reconozca su soberanía sobre el Sáhara Occidental -y ha logrado éxitos diplomáticos de primer nivel en este objetivo-. Sin embargo, no olvida su interés por los enclaves españoles ubicados en África o próximos a su costa. Tanto es así que un reciente informe del Ejército de Tierra español instaba a mejorar las comunicaciones en el Estrecho para evitar "problemas" de control territorial y soberanía, como contó Vozpópuli.

Y en ese pulso, Estados Unidos ha escogido a Marruecos para culminar la entrada de su agrupación marítima de combate en el Mediterráneo. Es el último abrazo entre dos naciones que en los últimos años han estrechado sus lazos en materia diplomática y militar. El reconocimiento de Washington de la soberanía de Rabat sobre el Sáhara Occidental abrió las puertas a un nuevo escenario de colaboración entre ambas partes. El Pentágono ve en el reino alauí a su socio natural para combatir las inestabilidades que se viven en el Sahel, principalmente el terrorismo yihadista, los flujos migratorios incontrolados o las actividades criminales.

Estados Unidos y Marruecos han sellado ese acercamiento con varios gestos cargados de simbolismo, como la organización conjunta de las macromaniobras militares African Lion. Rabat mueve ficha en el tablero y encuentra en Washington a un "socio" de primer orden para alcanzar sus objetivos. Y lo demuestran al mundo entero con episodios como el vivido este martes, con la escolta de la fragata marroquí a la agrupación marítima estadounidense en su paso por el Estrecho.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad