Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | martes, 07 de julio de 2020
  • Actualizado 14:26

La Guardia Civil desmantela un campamento ilegal en Tarifa y efectúa 182 infracciones

La Guardia Civil junto a agentes del Servicio de Protección al Medio Ambiente (Seprona) ha llevado a cabo el desmantelamiento de las acampadas ilegales que se encontraban ubicadas en el paraje conocido como Llano Amarillo, en el término municipal de Tarifa, y ha efectuado un total de 182 denuncias e identificado 97 vehículos en esta materia.
Campamento ilegal.
Campamento ilegal.
La Guardia Civil desmantela un campamento ilegal en Tarifa y efectúa 182 infracciones

Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, entre las acciones más comunes que han sido objeto de propuesta de sanción a la autoridad competente, se encuentran, entre otros, acampar y encender fuegos en lugares no autorizados, la tira de basuras en el medio natural y circular con vehículos fuera de los caminos y vías autorizadas.

La misión principal que la Guardia Civil lleva a cabo en este ámbito, es detectar y evitar posibles daños medioambientales así como a sus recursos naturales, la prevención de incendios, la tira descontrolada de basuras y el tránsito de vehículos por lugares no habilitados.

Con carácter general, se recuerda que durante la permanencia en el campo, playa o lugares de recreo no está permitido encender fuego, arrojar puntas de cigarrillos, colillas, o cualquier otro objeto en combustión; dejar sobre el terreno papeles, plásticos, vidrios, restos de comida o cualquier otra clase de residuos o basuras fuera de los recipientes o contenedores destinados a ello;

Tampoco está permitido verter cualquier tipo de residuos en los ríos, mar, arroyos y cursos o masas de agua en general, o utilizar en los mismos detergentes, jabones o lejías para lavar o fregar objetos domésticos, así como la limpieza de vehículos u otros objetos no domésticos.

Por último, también se prohíbe circular con vehículos fuera de los caminos y vías de tránsito autorizadas; realizar cualquier tipo de actividad que pueda suponer la modificación del estado actual del suelo, agua, flora o fauna; cortar o arrancar plantas, ramas, frutas y troncos de cualquier tipo sin la autorización correspondiente; e inquietar, o causar daño al ganado, así como producir cualquier tipo de molestias a los animales silvestres.