Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | martes, 30 de noviembre de 2021
  • Actualizado 22:24

Marruecos tendrá las fronteras cerradas al menos hasta diciembre

La interrupción del tráfico de pasajeros desde hace ya veinte meses ha supuesto pérdidas millonarias para las diferentes autoridades portuarias en concepto de tasas por pasajeros dejadas de ingresar
musa
musa
Marruecos tendrá las fronteras cerradas al menos hasta diciembre


Rabat ha prorrogado un mes más el Estado de Emergencia Sanitaria en todo el país y se da ya por hecho que España y Marruecos no acordarán, por tanto, la reapartura de las fronteras terrestres entre ambos países. Tarajal y Beni Enzar, en Ceuta y Melilla respectivamente, permanecerán cerradas al menos hasta el 1 de diciembre. Marruecos, sin embargo, ha precisado esta vez que la prórroga al régimen de excepción sanitaria se establece solo para un mes y no para dos, como ha venido siendo la tónica habitual hasta ahora.

No hay duda de que las autoridades marroquíes, frente a la agravada tensión política y militar con su vecina Argelia, desean el pronto restablecimiento de las deterioradas relaciones con Madrid y Bruselas. Según fuentes bien informadas, se activarán de manera inminente las conexiones marítimas de pasajeros entre los puertos españoles y los puertos marroquíes, y la embajadora alauí en España, Karima Benyaich, llamada a consultas durante la crisis de Ibrahim Ghali, volverá a ocupar muy pronto su despacho en la madrileña Calle Serrano.

Nuevos sistemas inteligentes de identificación
Por mucho que quieran Marruecos y España abrir los pasos terrestres, al inconveniente de la persistente crisis sanitaria se suma que los nuevos sistemas inteligentes de control e identificación de personas que se están instalando en el lado español de la frontera de Ceuta y de Melilla aún no están listos para entrar en funcionamiento.

Algeciras, Almería, Motril y Tarifa esperan impacientes que Marruecos anuncie la apertura de Ciudad de Tánger, Tanger-Med y Nador a los ferris españoles. La interrupción del tráfico de pasajeros desde hace ya veinte meses ha supuesto pérdidas millonarias para las diferentes autoridades portuarias en concepto de tasas por pasajeros dejadas de ingresar. Ese lucro cesante ha afectado también a las agencias de viaje, estaciones de servicio, supermercados, transportes por carretera, sector hostelero y, de manera especialmente acusada, a las compañías navieras.


En lo que a Ceuta y Melilla se refiere, el Gobierno español parece convencido de que la apertura del paso fronterizo no volverá a ser igual que antes del covid. Los marroquíes que crucen diariamente a Ceuta o Melilla a trabajar, en el sector doméstico casi exclusivamente, tendrán que contar con un contrato de trabajo. Quiere así Madrid descongestionar los servicios sanitarios y educativos de ambas ciudades. Todo será más fluido y no habrá colas, pero tampoco habrá ya contrabando de mercancías, es decir, ese paso descontrolado de los llamados muleros, con bultos a las espaldas, desde el lado español al marroquí. La debilitada economía de la ciudades autónomas y el empleo continuará sin esperanzas de pronta recuperación.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad