Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 12:14

Los Verdes de Europa-Tarifa, manifiestan su indignación ante un nuevo atropello medioambiental

VERDES DE EUROPA-Tarifa advierte que el Ayuntamiento de Tarifa sigue asfixiando a la ciudadanía con pagos de multas por vertidos, debido a su negligencia e inacción, con el consecuente daño medioambiental.
Fuente Agaden 2019
Fuente Agaden 2019
Los Verdes de Europa-Tarifa, manifiestan su indignación ante un nuevo atropello medioambiental

Toda multa recibida por el Ayuntamiento de Tarifa es una multa que paga la ciudadanía, pero nunca la pagan los directos responsables elegidos en la urnas.  
   Nada nuevo: nuevos vertidos el 02.10.2021 de fecales cerca del Estadio de Fútbol y el 04.10.2021, residuos líquidos acuosos en la Caleta. 


Los Verdes de Europa-Tarifa, manifiestan su indignación ante un nuevo atropello medioambiental, hacia la salud humana y animal por la evidente negligencia del Ayuntamiento de Tarifa. 
Una respuesta a la denuncia realizada por la Plataforma ciudadana Somos Tarifa en el 2019:                
https://www.facebook.com/media/set?vanity=somosTarifa&set=a.4868497909845124  evidencia que se vuelve a repetir lo que denominan Ecocidio. 

Consideran que, mientras nuestros representantes no sufran la repercusión y conozcan la  responsabilidad que les compete, nada cambiará y no habrá solución. Este grupo verde considera que los gobernantes están actuando con abuso de poder y no respetan en lo más mínimo la confianza que se les ha otorgado para gobernar, y el colmo es que la ciudadanía paga sus sueldos que ellos mismos se otorgan. 
En septiembre del 2018 y en enero del 2019 se constató un vertido de aguas residuales sin autorización al Dominio Público Hidráulico, susceptible de contaminar las aguas superficiales imponiendo al Ayuntamiento una multa de 15.000 euros y la obligación de adoptar medidas a fin de evitar vertidos no autorizados al arroyo del Olivar. 

Años se tardó para que se aceptaran las denuncias ciudadanas por parte de las Administraciones.  Ahora que éste logro está realizado, tampoco sirve de nada, ya que los requerimientos hacia el  Ayuntamiento de Tarifa en tomar medidas, son omitidas, manifiestan.  

La portavoz del grupo Rosmarie Hennecke dice que “lamenta que los vertidos contaminantes al medio natural sigan siendo consideradas como un “delito caballeresco” y que los gobernantes anteriores y actuales se desliguen de sus responsabilidad de buen gobierno y que tampoco alguna otra autoridad intervenga de forma subsidiaria. Me pregunto si saben o si ignoran de base lo que significa “buen gobierno”, ya que los veo más ocupados en discursos, fotos y en los medios de comunicación, que tengo que preguntarme si trabajan de noche”, indica con cinismo. 

Alegaciones, recursos, advertencias son sistemáticamente rechazadas por los responsables administrativos y políticos en el Ayuntamiento, siendo justamente éstas las que pueden revertir  el hecho de tener que pagar multas y sentencias millonarias contra el Ayuntamiento, o sea : 
LA CIUDADANÍA. De nada sirven las palabras sin contenido que hay que soportar de los políticos de turno, que pisotean a diario los derechos de todos, sintiéndose la ciudadanía impotente ante tanto abuso de poder. 

Es tiempo, que tanto la administración de Tarifa y sus políticos sean conscientes de que no pueden seguir destruyendo nuestro entorno sin consecuencias y llaman nuevamente a un cambio radical en la forma de pensar y actuar. Es la ciudadanía, recalcan, la que debe pagar los daños que están produciendo las pésimas decisiones políticas y una administración negligente, es la ciudadanía la que está pagando los sueldos de esos representantes debiendo preguntarse si efectivamente consideran que los representan. Para el grupo verde, los políticos se están comportando con irresponsabilidad y sin respeto hacia el prójimo, porque están anulando los derechos ciudadanos y están degradando y arruinando el medioambiente con toda alevosía ya que se supone que deberían saber que están cometiendo un delito y hasta calculan no correr riesgo con sus actitudes. No hay derecho en cargar la culpa de la Administración y  de los políticos en la población, la que  un día depositó la confianza en ello mediante un voto.