Ciudad de Tarifa al minuto

  • Diario Digital | viernes, 14 de agosto de 2020
  • Actualizado 09:54

Q Hotels: Los tres hoteles de Tarifa que le ganan la batalla al coronavirus

¿Alguien podría imaginarse el caso de un hotel que, en plena crisis económica y turística por la pandemia del Covid-19, supera las cifras de ocupación de julio de 2019? Pues ese contundente caso de éxito frente al virus se está produciendo en Tarifa, donde el buen hacer de los establecimientos de Q Hotels les ha servido además la obtención del certificado Safe Tourism.
trabajadores del hotel los lances
trabajadores del hotel los lances
Q Hotels: Los tres hoteles de Tarifa que le ganan la batalla al coronavirus

Se trata de un certificado emitido por el Instituto de Calidad Turística, y que ha sido creado específicamente para acreditar el buen hacer en los protocolos frente al Covid-19.

Una forma de ofrecer seguridad a los turistas en un momento de grandes incertidumbres. Eso, precisamente, lo convierte en un sello de difícil obtención, que en el caso de la cadena se ha estampado en sus tres hoteles de Tarifa: Los Lances, en la playa tarifeña; y El Cortijo y Zahara Beach, ambos en la zona de Atlanterra.

Pero, ¿qué hace especial a estos hoteles frente a los demás?. Susana Meynet nos explica que el éxito se encuentra en un arduo trabajo que no sólo supone la aplicación de infinidad de medidas preventivas, sino también un esfuerzo económico que ha supuesto la ampliación de la plantilla en un 20%.

Así, los clientes de los tres hoteles tarifeños se encontrarán con un protocolo que afecta a toda la operativa. Desde el cheking, que se realiza de manera online, pasando por la toma de temperatura a la llegada; el uso obligatorio de mascarillas; la desinfección de habitaciones, con un precinto para que nadie pueda entrar, ni siquiera el personal, hasta que el cliente no haga uso de las mismas...

certificado

Se cuenta, además, con todas las medidas de límite de aforo, manteniendo las distancias de seguridad en espacios comunes como el restaurante, cuyo uso se lleva a cabo por turnos. Del mismo modo, el desayuno buffet ha pasado a ser asistido, es decir, que el cliente ya no hace uso de los utensilios, sino que le dice al camarero qué es lo que desea para servirse, evitando la manipulación colectiva de los utensilios.

En otros espacios comunes, como la piscina, se cuenta con un controlador que desinfecta hamacas, accesos, flotadores...

El rigor en las medidas se extiende también al personal, al que siempre se le toma la temperatura a su llegada, y para el que también ha cambiado el protocolo de acceso, ya que ya no puede venir de la calle con la ropa de trabajo, sino que se ha habilitado una zona específica, con medidas de desinfección, para cambiarse.

El mismo criterio se aplica a los pedidos, que se destinan previamente a una "zona sucia", donde hasta un simple botellín es desinfectado antes de pasar al hotel.

La eficacia en las medidas de protección ha implicado también la obtención de medios técnicos, como las máquinas ultravioleta para todos los servicios de mesa; o las máquinas de desinfección de aire en las habitaciones.

"La mayoría de los clientes lo agradecen, y muchos eligen nuestros hoteles sólo por esto", afirma Susana Meynet, que no esconde su satisfacción por un trabajo que está teniendo un gran repercusión en las opiniones de los clientes en Booking o en Trip Advisor, y que ha convertido a Tarifa en un destino de alta calidad en los estándares contra el virus.

Ello explica la gran hazaña de que, en medio de una crisis preocupante, sus hoteles hayan superado en tres puntos el nivel de ocupación que tuvieron en el mismo mes del año pasado: "Es un logro maravilloso y parte de ese resultado es que nos hemos tomado muy en serio el hecho de darle al cliente seguridad".